San Sebastián, candidata capital europea de la cultura 2016
San Sebastián, candidata capital europea de la cultura 2016
Estás en : Inicio » Proyecto DSS2016EU »
Historia y origen del logo

Historia y origen del logo


El logo de San Sebastián 2016 ha sido realizado por Luisa Chillida, diseñadora y nieta del escultor Eduardo Chillida.

La imagen es una fiel reproducción de uno de los varios estudios preparativos Eduardo Chillida. Sin título. Dibujo lápiz, 1989que Eduardo Chillida realizó con motivo de la elaboración de una medalla encargada por el Ayuntamiento de San Sebastián en 1989.

 

El logo retoma y reproduce un dibujo sustituyendo la fina línea perfilada a lápiz por la introducción de tinta negra que pasa a ocupar la parte relativa a la tierra, a lo matérico.

 

La medalla conmemorativa, realizada a partir de esta serie de dibujos, lleva por nombre San Sebastián. Es una pieza de oro de pequeñas dimensiones regalada por Chillida a su pueblo.

El diseño está inconfundiblemente inspirado en la bahía de la Concha, emblema incuestionable de la ciudad. De la impronta elaborada a la cera perdida, se realizaron además dos tirajes en plata de 25 ejemplares cada uno. Existe también un modelo en plata de mayores dimensiones que se encuentra en la Casa Consistorial de San Sebastián.

Por otra parte, tanto el dibujo a lápiz como la medalla remiten formal y conceptualmente a otras obras de Eduardo Chillida. El perfil de la ciudad se percibe destacando la depuración de las formas y el rescate de la esencia características del artista. Las piezas aluden al concepto de límite y a la concepción espacial del escultor en su eterno diálogo con el espacio. También hacen referencia de su relación directa e íntima con la ciudad de San Sebastián y especialmente con la bahía y su medio geográfico.

 

La naturaleza ha sido un tema fundamental presente en toda su trayectoria artística. El mar, las olas, el viento, y el ser humano enfrentado a las fuerzas y a la dimensión de la naturaleza marcan particularmente su escultura. Las tres piezas de acero que configuran el Peine del Viento, colocadas sobre las rocas en el límite de la ciudad interrogando a la mar, son parte integrante de ese proceso de búsqueda.

El perfil de la ciudad se percibe destacando la depuración de las formas y el rescate de la esencia características del artista. Las piezas aluden al concepto de límite y a la concepción espacial del escultor en su eterno diálogo con el espacio.

Eduardo Chillida. Sin título. Dibujo lápiz, 1989

Bibliografía

 

BARAÑANO, Kosme: Chillida. Medallas. La orfebrería de Eduardo Chillida. Ed. IVAM, Valencia, 2004.

 

“... Chillida demuestra que el medio geográfico no sólo le proporciona al artista el material, sino sobre todo el marco en el que encierra el tema de toda su escultura desde 1948: los límites y su inter-relación, la escala humana. En este espacio de la concha de la bahía vasca, su isla y sus muelles, Chillida nos enseña a ver el mar y la tierra, la forma y su configuración, pero sobre todo a percibir que el tiempo es una dimensión del espacio.”

 

CHILLIDA, Eduardo: Preguntas. Ed. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 1994.

 

“¿Qué hay detrás de la mar y de mi mirarla?

¿Qué hay detrás de la mar y de mi oírla?”